El ayuno: la clave de una nueva tendencia en nutrición

El ayuno: la clave de una nueva tendencia en nutrición

El ayuno a intervalos, más conocido como ayuno, ha cautivado a los entusiastas de la salud no sólo como una forma de perder peso. También se percibe generalmente como un método de bienestar. Pero hay un problema: al igual que otras tendencias que acaban de ponerse de moda, el ayuno no se entiende del todo.

Junto con las nuevas dietas, también se están generalizando los principios dietéticos que no se basan en la restricción de la dieta en términos de variedad, sino en un enfoque especial del régimen alimenticio. Por ejemplo, el ayuno o ayuno a intervalos consiste en dividir el día en dos períodos: uno de ellos está permitido y el otro no. Hay diferentes variantes de ayuno que difieren en la duración de las «ventanas» de tiempo sin comida. Los más populares son el 16/8 (16 horas de ayuno y 8 con comidas), el 14/10 (ayuno suave) y el 12/12 (un programa de ayuno aún más suave). Es más complicado con el esquema 20/4. También hay partidarios del ayuno 5/2, en el que 5 es el número de días en los que se puede comer como se quiera. Los otros dos días son prácticamente de inanición (la ingesta calórica debe reducirse a 500 kcal al día).

Hoy en día, muchas personas quieren probar esta dieta y averiguar si es o no adecuada para ellos. Desde el punto de vista nutricional, es importante saber si una persona necesita perder peso y en cuántos kilos. Cuando una persona tiene sobrepeso, se recomienda que haga al menos 4 comidas al día; si es capaz de seguir este horario, todavía hay un largo descanso nocturno. Se suele aconsejar desayunar antes de una hora después de despertarse y cenar 3 ó 4 horas antes de dormir; sumando esto, obtenemos unas 12 ó 13 horas sin comer, lo que ya se acerca al ayuno.

Si una persona está cerca del peso que le gustaría tener, creyendo que es en lo que está contenta con su cuerpo, y quiere experimentar con la dieta, puede probar el ayuno, pero aún debe consultar a un médico y asegurarse de que no hay problemas hormonales, gastrointestinales, etc. Las hormonas del cuerpo y el sistema nervioso reaccionan al ayuno; puedes sentir euforia, alegría y un efecto rápido en los primeros días. Pero a largo plazo, los problemas de salud y las disfunciones hormonales pueden sorprenderte. Puede haber otra reacción: sin el lastre de los 20-30 kilos de más, el cuerpo pensará que el hambre es una señal de alarma y tratará de almacenar grasa, considerándola una reserva estratégica de energía.

Los defensores del ayuno tienen muchos argumentos para la tendencia que les ha conquistado. Lo utilizan principalmente para perder peso, bajo el supuesto de que el ayuno inducirá una descomposición activa de la grasa. Además, se dice que el ayuno intermitente de corta duración ayuda a

  • reducir los niveles de colesterol «malo» en el organismo;
  • normalizar los niveles de azúcar en sangre;
  • evitar el desarrollo de la resistencia a la insulina;
  • mejorar la función gastrointestinal;
  • estimular la actividad cerebral;
  • Garantizar una buena salud: sensación de vigor, frescura y energía.

Al abogar por el ayuno, muchos se basan en la información sobre el proceso de autofagia, la autolimpieza de las células de proteínas dañadas, orgánulos y otros elementos internos defectuosos, que se cree que prolonga la juventud e incluso la longevidad. Según las investigaciones (Yoshinori Osumi, científico japonés, ganó el Premio Nobel de Medicina por su profundo estudio), se produce con mucha más intensidad durante la inanición a corto plazo. Sin embargo, los principios de este mecanismo se han observado en ratones, lo que lleva a los opositores del ayuno a cuestionar si los resultados de estos estudios son aplicables a la cuestión de la nutrición humana.

«Un argumento indiscutible a favor del ayuno es el proceso de autofagia, por cuyo estudio un científico japonés ganó el Premio Nobel. Sin embargo, hay que entender que no hay estudios a largo plazo con humanos que hayan seguido los principios del ayuno. La mayoría de las veces, los experimentadores son jóvenes, en lugar de personas mayores o con problemas de salud.

Sucede que una persona, sin darse cuenta, come a lo largo del día: luego una manzana, luego una galleta, un pequeño tentempié cada hora. Y sólo parece que se come muy poco; la suma total será diferente. El cuerpo necesita intervalos de tiempo sin comida. Pero esto está en consonancia con los principios de la buena nutrición, según los cuales las comidas deben programarse cada 3-4 horas. Con este horario, los procesos de autofagia pueden tener lugar por la noche. En general, nuestro cuerpo renueva las células cada segundo y algunas de ellas mueren, por lo que el ayuno no es una «píldora» que resolverá todos los problemas, asegurando una figura esbelta, juventud y belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *